cumple_lecciones_de_vida_y_de_negocio_portada

Este mes de abril es muy especial para mí por doble motivo. El primero es porque desde el año 1976 es mi cumpleaños y el segundo porque es el segundo aniversario de este blog. Y ocasiones especiales merecen posts especiales, o al menos eso dicen todos los gurús del marketing a los que sigo.

Me resulta especialmente curioso comprobar que no soy la única que celebra este doble evento y sé de un montón de bloggers a los que le coincide el doble cumpleaños.

¿Sincronía, casualidad, conjunción de los astros?

Sea como sea, es bonito porque de algún de modo indica el inicio de una nueva etapa, en la que pones toda tu ilusión.

Y como el año pasado no escribí ningún post para celebrarlo (estaba en modo celebración presencial), este me he decidido a compartir contigo los cambios, alegrías y fracasos más significativos que he vivido desde que comencé a tomarme en serio mi proyecto online y mi negocio.

(Y porque en estas cosas, los gurús del marketing tienen razón 🙂 )

Así que sin más dilación… ¡ahí vamos!

Las lecciones de vida y de negocio que he aprendido a fuego y que lo han cambiado todo a mejor

1. Ser autónomo no implica que sepas llevar un negocio

Pues no. Inocente de mí, cuando decidí lanzarme a la piscina y apostar por una vida freelance pensaba que con abrirme una web y repartir tarjetas de visita ya estaba todo hecho y me lloverían los clientes.

 

Y a ver, algunos sí que conseguí, pero ni de lejos como para mantenerme. Iba compaginando la consulta con colaboraciones, voluntariado y clases como profe de interpretación pero la carga de trabajo no me rentaba económicamente.

Hasta que un día tropecé con el blog de Laura Ribas y ahí sí que ya lo vi todo claro. Me di cuenta de que tenía que hacer un cambio profundo en cómo estaba gestionando mi negocio.

Porque al final, seas psicólogo, coach, diseñador, marketiniano o cualquier profesión freelance, si quieres vivir de ello con comodidad tienes que asumir que tienes un negocio.

Fue realizando uno de sus programas que cerré la anterior web que tenía, el blog en blogger que solo leían mis amigos y esta web vio la luz.

Desde luego ese no fue el único cambio que tuve que hacer y desde entonces he seguido invirtiendo en cursos y mentores. Pero fue el comienzo de la transformación de lo que es hoy mi proyecto online e, inevitablemente, de mi vida.

2. El crecimiento profesional y el crecimiento personal son indivisibles

Anda que no he pasado por crisis de todos los tamaños y colores para avanzar en mis objetivos empresariales. Por cada nuevo reto, por cada nuevo objetivo, al principio me corre el gusanillo de la excitación y la motivación. Pero luego… ay luego.

En algún momento siempre aparece mi monstruo del armario. Esa parte de mi que me acojona y quiere que me quede a gustito en mi zona de confort. Y empiezan a aparecer esas voces demoníacas que me dicen que no voy a poder, que no soy lo suficientemente buena, que a dónde voy yo.

Básicamente, las voces de EL MIEDO.

katya_gif

 

Pero hay algo que tengo clarísimo. Esa parte de mí lo que necesita en realidad es mucho, mucho amor. Es cuando sale que tengo que cuidarme más que nunca y poner en marcha estrategias con las que transformar mi miedo y superarlo.

Y cada vez que consigo una nueva meta empresarial me doy cuenta de que hay algo que ha cambiado en mí. Que me vuelvo más segura y más tolerante. Y que para avanzar profesionalmente hay que trabajarse mucho, pero que mucho, personalmente.

3. Para mantener la salud mental y el bienestar emocional di adiós a lo que no te aporta.

A personas, encargos y situaciones tóxicas. A trabajar hasta las mil los siete días de la semana. A olvidarme de tener vida social porque tengo muchííísimas cosas que hacer. A todo aquello que me resta energía, ganas de vivir o ME HACE DAÑO.

No diré que siempre sea fácil, sobre todo a personas, porque muchas veces estoy tan implicada emocionalmente que no veo que tengo que alejarme hasta ese momento en el que ya no puedo más.

Pero la verdad es que con el paso tiempo mi sentido arácnido está cada vez más afinado y me cuesta menos decir bye-bye a quien no me aporta. Y qué gustazo decir directamente NO sin sentirme culpable a proyectos y encargos que intuyo me van absorber la energía vital sin reportarme demasiado a cambio.

 

4. Aunque a veces me fastidie reconocerlo, no siempre manejo bien todo lo que me pasa

Lo reconozco, el reverso tenebroso ha sido poderoso en mí.  En este momento de mi vida ya no me da miedo reconocerlo. Es más, diría que le debo muchísimo a mi lado oscuro. Me he divertido infinito con él.

Pero también he herido a personas cuando he dejado que me domine el Darth Vader que llevo dentro. He pecado de bocazas, me ha podido el orgullo, me he dejado dominar por la ira, por la envidia, por el miedo… Y al final el precio a pagar no me compensa porque con todo ello termino hiriéndome a mí misma de un modo u otro.

Es verdad que no es plato de gusto de nadie enfrentarse a sus sombras. Pero tenerles miedo o hacer como que no existen solo me ha servido para alimentar mi malestar interno.

Lo bueno es que no lo niego para nada. Lo asumo, lo acepto y cada día extraigo una nueva lección que aprender. Porque el problema no es tener un lado oscuro, sino cómo me relaciono con él.

Además, para que haya luz ha de haber oscuridad. Ahora sé que mi lado luminoso es igual de potente que el oscuro y que éste no me define.

¿Qué a veces me sale? Pues sí. Pero lo miro de frente, le hago un guiño de colegas y siempre le pregunto: ¿qué puedo aprender hoy de ti?

5. ¡Solo no puedes, con amigos si!

Me encantaba cuando decían esta frase en La Bola de Cristal. Y es que puede parecer una obviedad, pero las redes de apoyo son FUNDAMENTALES no solo para crecer como profesional sino para mantener el bienestar emocional.

Para los que nos dedicamos al desarrollo personal, que por la propia idisioncrasia de nuestro trabajo estamos más expuestos que otras profesiones a contactar con emociones profundas y a remover, esta necesidad se convierte en una obligación.

Porque esta profesión a veces se hace muyyy solitaria. ¡Y más cuando te dedicas al emprendimiento online! Que la verdad, es facilísimo meterte en una nube de “cosasporhacer” que puede llegar a aislarte del mundo real. Al menos a mí me ha pasado.

Es desde el contacto auténtico conmigo, reconociendo mis necesidades y creando contacto auténtico con los demás cuando más he crecido y más he conseguido. Cuando me he permitido pedir ayuda, al colaborar en proyectos conjuntos, creando espacios de apoyo emocional.

Cualquier camino es mucho más fácil de recorrer cuando tienes compañeros que te animan a hacerlo, te dicen las verdades que necesitas oír y te ofrecen su hacha su mano para hacer frente a cualquier dificultad que se presente.

6. Invertir en mentores y programas de marketing ha sido mi salvación

Esta va muy relacionada con el primer punto y con el no tener ni puñetera idea de cómo llevar un negocio.

Desde luego que con solo montar una web molona tampoco es suficiente para conseguir clientes y vivir del trabajo freelance. Hay que poner en marcha muchas acciones para lograr un negocio sólido que te permita pagar las facturas a fin de mes.

Ya con el programa de Laura Ribas di el primer gran paso y conseguí pasar de alquilar despachos por horas a tener mi propia consulta en el centro de Madrid. Pero aún me faltaba un empujón más para darle a mi negocio la forma que siento más alineada con mis valores.

Así que poco después tomé la mejor decisión empresarial EVER. Apuntarme al programa Inspira el Cambio de la que sigue siendo mi mentora en la actualidad, Ana Sastre. Me faltan palabras para agradecerle su ayuda y todo lo bueno que me ha reportado.

Básicamente, puedo resumir mi trabajo con ella en que respecto a mi negocio ahora siento mucha más tranquilidad, confianza y estabilidad. ¡Y eso no tiene precio! Ahora, a escalar el business.

Y enlazando con esto…

7. Lo que vale para mucha gente no tiene por qué ser lo que me vale a mi o a mi negocio

Durante este tiempo he llegado a vivir momentos de auténtico agobio solo pensando en todo lo que tenía que hacer para petarlo en el mundo del blogging, tener visibilidad, conseguir clientes etc. Se me hacía una montaña horrorosa de escalar que me dejaba agotada.

Hasta que poco a poco he ido aceptando que lo que vale pare muchos no tiene por qué valer para mi. Que los demás hacen lo suyo, y yo hago lo mío. Claro que hay acciones que funcionan para muchísima gente, pero lo que desde luego no me va a ayudar a conseguir mis objetivos es ir en contra de mi naturaleza.

Lo que realmente me ayuda es adaptar las acciones a mi naturaleza y no tratar de ser alguien que no soy. Por ejemplo, habrá personas que tengan la facilidad de crear contenidos a toda castaña. Yo no. Hay semanas que lo doy todo pero otras no me sale escribir nada con sentido.

Mi terapeuta me explicó algo que me ayudó a tranquilizarme y comprender mejor. Las personas pueden ser rítmicas o arrítmicas y, en mi caso, cuando me fuerzo llevar un ritmo que no es el mío me termino bloqueando.

Así que he aprendido a respetarme y fluir más con mis ritmos. A dejar de mirar lo que hacen los demás para centrarme en lo que quiero hacer yo y a ser más amable conmigo misma.

A aceptar que para mí avanzar es una carrera de fondo y no un sprint. Y a aceptar sin ningún problema que puedo cambiar de estrategia, de opinión, e incluso de meta, mientras sea constante y fiel a mí misma.

8. A veces tengo que tropezar 25 veces en la misma piedra hasta que aprendo

Algunas lecciones las aprendo rápido, pero otras me cueeeesta. Soy Tauro y a veces me obceco con las cosas. El lado oscuro a veces también me juega malas pasadas. Y luego está ese sentimiento de I want it all and I want it know que a veces me conduce a precipitarme diciendo que sí a lo que sería mejor que dijera NO.

Así que más de una vez me he descubierto cayendo one more time en aquello que juré no volvería a pasar. Tras varias ostias bofetadas de realidad, he aprendido a repetirme este mantra:

Paciencia, Cristina. Pacienciaaaaaaaaaaa.

¿Lo que más me ayuda a conseguirlo?

El yoga y transformar mis miedos e inseguridades utilizando mi lado artístico. Las herramientas que mejor me funcionan: escribir, dibujar y hacer lipsyncs épicos de mis temazos favoritos.

 

9. Estar soltera, no tener hijos y pasar la barrera de los 40 años no es ningún drama

Au contraire. Estoy mejor que nunca psicológicamente, emocionalmente y casi casi, físicamente.

Para llegar a esta afirmación he tenido que lidiar PERO BIEN con muchos mensajes sociales interiorizados. Con lo que te venden en la tele, con comentarios y presión del entorno. Pero lo cierto es que hoy por hoy paso muchísimo de lo que piensen los demás sobre este aspecto de mi vida.

También he necesitado mirar con honestidad hacia adentro y aceptar las decisiones que he ido tomando durante los años. Siendo honesta, reconozco que no siempre se lo he puesto fácil a quien ha querido estar conmigo y que por mucho tiempo también estuve cerrada a comprometerme con alguien.

En el otro lado, también he hecho lo que me ha dado la real gana. Para mí siempre ha sido muy importante ser independiente y saber que podía valerme por mí misma. Y he de reconocer que en los últimos años he priorizado siempre el tiempo que le dedico al business a otro tipo de intercambios sociales.

Afortunadamente hoy he conseguido equilibrar ese tiempo y he recuperado mi vida social más allá del trabajo. Asumo el precio de mis decisiones y he logrado sentirme bien con ellas. No more punishment.

Si han de llegar los hijos, llegarán.  Y si hay algo de lo que me siento orgullosa es de la gran familia de amigos que tengo repartidos por el mundo. Me considero afortunada de tener un círculo íntimo que me acompaña en mi día a día, me conoce a la perfección y me ama incondicionalmente, dark side incluido.

10. El éxito para mi es ayudar a mis clientes a quererse a si mismos, vivir tranquila y tener money para hacer las cosas que me gustan

Me encanta mi profesión, es mi pasión y completamente vocacional. Para mí no hay nada más gratificante que acompañar a mis pacientes en su proceso de cambio, ver cómo superan sus dificultades y se abren a una vida más plena y realizada.

En cuanto a lo personal, solo pido a la Vida sentirme tranquila y compartirla junto a las personas que quiero haciendo las cosas que me gustan.

Y obviamente, el dinero es necesario para pagar las facturas. Es necesario para reinvertirlo en mi negocio y ofrecer cada vez un mejor servicio a mis clientes. Y qué narices, es necesario para vivir bien y darme a la dolce vita from time to time.

Quizá mi concepto de éxito cambie de aquí a algún tiempo, pero hoy por hoy y bajo estos parámetros me considero la mar de exitosa.

11. Aún me queda mucho por aprender, ¡y menos mal!

Afortunadamente, los aprendizajes no acaban nunca y, aunque ya llevo un caminico recorrido, soy consciente de que solo dejaré de aprender el día que me muera.

Es excitante pensar en la gente que aún me queda por conocer y con la que compartir. Aún me quedan proyectos que quiero poner en marcha y nuevos errores de los que sacar una lección. Y menos mal, porque si no esta vida sería un peñazo.

Al menos para mí, que mi principal motivación en la vida siempre ha sido el conocimiento.

Tengo claro que todo llega cuando enfocas tu esfuerzo y tu energía en lo que realmente te motiva. A día de hoy y gracias a todos esos aprendizajes he superado obstáculos que para mí eran como balrogs.

He logrado vivir de mi pasión, he comenzado a diversificar ingresos y a delegar tareas.  La web ha ido cambiando y no tardaré mucho en cambiarla de nuevo entera.

Y algo que me parecía difilicísimo: en breve me lanzaré con mi primer programa online. Estoy deseando ver qué aprenderé aquí. ¡Ya te contaré!

12. Como me decía mi padre, es de bien nacidos el ser agradecidos

Y en este punto quiero aprovechar para dar las gracias a toda la gente que no he nombrado ya y que con su presencia han contribuido a ser quien soy y hacer lo que hago. Porque sin ellos, nada de esto habría sido lo mismo.

Doy gracias a los grandes profesionales junto a los que he trabajado, como Belén Jiménez, Eva Medina o Carles Vila, de los que he aprendido muchísimo. A mis compañeros de Máster y a mis profesores, junto a los que inicié el camino al centro del SER.

A mi terapeuta Sandra García por su paciencia y bondad infinitas. A mi compi de despacho Beatriz Cazurro, con la que todo fluye.

A mis compañeros del grupo de trabajo Psicoartaes del COP Madrid, con quienes realizo unas actividades maravillosas y además me lo paso pirata.

A mi mentora Ana Sastre y mis compañeros de mastermind Ana, Francisco Javier y Jesús por el apoyo, el acompañamiento y las bajadas a la Tierra.

A Tolkien, Madonna, Neil Gaiman, RuPaul, David Bowie y todo mi panteón de héroes y heroínas por inspirarme de manera insospechada.

A mi madre, a mi padre. A mi hermano Jesús y a mi hermana Mercedes que es mi mejor amiga.

Kemita, Juanlu, Samuel, Rocío, Ángel, Nuria, Gema, Óscar… Os ADORO. Gracias por creer siempre en mí <3

A todos los que no nombro pero que sabéis quiénes sois, rockandrollas.

Y por supuesto, gracias a todos los que leéis este blog, a mis suscriptores y a todas las personas que han confiado en mí en algún momento para ayudarles a sentirse mejor. Es por vosotros que hago todo esto y sin vuestra presencia no tendría sentido.

¡Gracias a todos por estar ahí, y gracias a la Vida por tener tanto que celebrar! <3

Fuente foto Gandalf

Fuente foto Gimli

Si te ha gustado este post, ¡comparte!

¿Quieres saber cuáles son los 4 enemigos de tu autoestima que te activan el lado oscuro y cómo puedes ganarles la batalla?

Descúbrelo en la masterclass que he preparado y a la que puedes acceder de manera gratuita ahora.

Gracias por querer formar parte de cristinaviartola.com * Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Cristina Viartola Braña, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de tus datos personales es para gestionar el alta a esta suscripción y enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. El hecho de que no introduzcas los datos que aparecen en el formulario hará que no puedas suscribirte a cristinaviartola.com ni recibir el recurso gratuito que ofrezco. Para tu informacion, los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de email marketing de cristinaviartola.com) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado escribiendo al correo mail@cristinaviartola.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos AQUÍ.

etiquetado como
¿te ha gustado? Comparte!