autoestima_mute¿Te has quedado alguna vez con la sensación de que “más que bueno, soy tonto”?

¿Eres de los que dice a todo que si aunque no te apetezca demasiado?

¿O eres de los que “callan y otorgan” y dejas que los demás hablen por ti?

Recónocelo, la gran mayoría de las veces que dices que SI sin realmente estar de acuerdo lo haces porque tienes la sensación de que si dices que NO vas a defraudar a alguien o le vas a herir.

Y probablemente también crees que de este modo conseguirás la aprobación de los demás.

Dices que si porque te han educado “para ser bueno”, para complacer a todo el mundo y para que la gente esté bien a tu alrededor.

Pero cuando lo haces continuamente y sin tener en cuenta tus propios deseos y necesidades te quedas con una sensación extraña, como si se hubieran aprovechado de ti.

Y aquí viene lo más gracioso de la situación: pensar en poner tus necesidades delante de los demás te hace sentir egoísta y te genera sentimientos de culpa. Y te quedas rumiando en tu mente lo que podrías haber dicho o hecho.

Si este es tu caso, necesitas aprender a poner límites. Y poner límites significa atreverse a decir que no.

Con esto no quiero que decir que dejes de hacer cosas por los demás. Claro que no, si lo eliges de manera consciente y sabiendo que en verdad lo quieres hacer.

Me refiero a que antes de decir que si por compromiso a ese compañero de trabajo al que (no sabes muy bien cómo) siempre acabas haciendo su tarea, tengas en cuenta dónde terminan sus derechos y dónde empiezan los tuyos.

Y viceversa.

¿Qué son los límites y cómo influyen en tu autoestima?

Aprender a poner límites a los demás es uno de los primeros pasos para lograr una autoestima saludable.

Los límites son la frontera que te separa de los otros.

Los límites físicos tienen que ver con tu cuerpo, con tu espacio personal y la manera en que tocas o dejas que te toquen.

Los límites emocionales son ese lugar intangible entre ti y el resto de personas que diferencia tu identidad y da estructura a tu YO. Tienen que ver con cómo estableces contacto con otras personas y cómo te relacionas con ellas y contigo mismo.

Por eso, cuando te dejas llevar por otros sin atender a lo que tú realmente quieres o necesitas te estás descontando. O sea, no te estás teniendo en cuenta. Y aunque te autoengañes pensando en lo buena persona que eres, en el fondo sientes rabia y frustración.

Como esa vez en que dejaste el proyecto en el que estabas trabajando porque alguien te pidió un favor que tampoco era para tanto y que provocó que fueras agobiado de trabajo tres días.

Cuando no te tienes en cuenta, no te estás queriendo ni un poco. Y no quererte no beneficia en nada a tu autoestima y tu percepción de valía personal. Produce inseguridad y dependencia emocional.

Así que antes de callarte y admitir una situación con la que no estás de acuerdo, de concertar una reunión en una fecha que te viene fatal por miedo a quedar mal, o dejarlo todo y decir otra vez que si a esa persona que siempre te está pidiendo favores y nunca te los agradece...

...piénsalo ¿cuántas veces te ponen límites a ti a lo largo del día? ¿Que alguien te dice que no a reuniros porque no le va bien la fecha que le propones? ¿Que tus amigos no te pueden ayudar con la mudanza porque ya tenían otros planes?

Tú seguro que lo aceptas casi sin pensarlo. Así que pasa a la acción y comienza a tenerte en cuenta, a sentir más confianza y a quererte más.

Te propongo algunos tips para decir NO

  • Escucha atentamente las señales de tu cuerpo. Atiende a esa incomodidad interna que sientes cuando te autoestima_decir_noencuentras en una situación a la que quieres decir no y ten en cuenta lo que realmente puedes y quieres hacer.
  • Tómate un momento para ver lo que sientes y pensar lo que quieres decir. Así aprendes a regular tus emociones y controlas el impulso de complacer.
  • Sé respetuoso con el otro. Decir no no significa ser maleducado o grosero. Simplemente se trata de expresar asertivamente que en este momento no puedes hacerlo o en su caso, decir que eso no funciona para ti.
  • Ofrece una alternativa. Propón otra fecha o sugiere una manera de hacer que sea congruente con tu espacio y con lo que pueda venir bien a las dos partes.
  • ¡Cuidado con los chantajes emocionales! Decir no supone muchas veces cierto “dolor” al otro, sobre todo cuando es una persona muy cercana. No te preocupes, no eres un egoísta. Poner límites implica aceptar que existen diferencias entre lo que tú y el otro podéis necesitar.
  • No dejes invadir tu intimidad y date los espacios que necesites para valorar lo que realmente quieres. Tienes derecho a decidir sobre ti. Date permiso para tener una parcela propia, en donde seas tú quien decida y se autogestione.

Recuerda que querer a los demás y hacer cosas por ellos es compatible con quererte a ti mismo. Y quererte a ti mismo, my friend, es un trabajo del día a día. Te animo  que comiences YA a practicarlo.

Ahora cuéntamelo en los comentarios: ¿cómo te sientes al poner límites?

Si te ha gustado esta entrada ¡comparte!

¿Quieres saber cuáles son los 4 enemigos de tu autoestima que te activan el lado oscuro y cómo puedes ganarles la batalla?

Descúbrelo en la masterclass que he preparado y a la que puedes acceder de manera gratuita ahora.

Gracias por querer formar parte de cristinaviartola.com * Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Cristina Viartola Braña, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de tus datos personales es para gestionar el alta a esta suscripción y enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. El hecho de que no introduzcas los datos que aparecen en el formulario hará que no puedas suscribirte a cristinaviartola.com ni recibir el recurso gratuito que ofrezco. Para tu informacion, los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de email marketing de cristinaviartola.com) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado escribiendo al correo mail@cristinaviartola.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos AQUÍ.

¿te ha gustado? Comparte!