dejar_a_tu_pareja_blue_valentine

Llevaba varios meses luchando contra esa sensación. Era como un nudo constante en el estómago y no podía dejar de darle vueltas. ¿Cómo había podido cambiar tanto lo que sentía por él? Le quería, eso lo tenía claro, ¿cómo no le iba a querer con lo bueno que era? ¿Con todo lo que habían compartido?

Pero ya no le emocionaba verle, ni visualizaba un futuro con él. Era como que, poco a poco, se había dejado de identificar con la relación. Y ella lo intentaba, trataba de conectarse con él. Pero sentía que ya no era capaz.

Cada vez que él le decía algo bonito o le proponía planes, se esforzaba por sonreírle o devolverle el piropo. Por ilusionarse. Pero por dentro sentía que le estaba engañando y lo peor, que se estaba traicionando a sí misma.

Se daba cuenta de que él notaba algo distinto y que también trataba de disimularlo. Quería hablar con él, decirle cómo se sentía, aunque se sentía tan culpable que no sabía cómo hacerlo. Lo intentó un par de veces, pero cuando le miraba a los ojos y veía el amor que él seguía sintiendo... se le cortaban las palabras.

Y la sensación creció y creció, hasta que al final ocupó tanto espacio dentro de ella que dejó de reconocerse a sí misma. Fue entonces cuando supo que tenía que tomar una decisión.

Una historia real: a pesar de la creencia popular, dejar a tu pareja no es tan fácil cuando le quieres

La historia que te comparto aquí arriba no la he sacado de ninguna película, sino que es muy real. He escuchado variaciones sobre la misma muchas veces, de amigos y pacientes. Y como te contaba en el post que saqué hace unas semanas, yo también la he vivido.

La verdad, decirle a alguien que ya no le quieres no es plato de buen gusto. Al menos en mi experiencia.

Porque no hace falta que pase nada "grave" (infidelidad, discusiones, faltas de respeto frecuentes...) para sentir que ya no queremos estar con la persona con la que llevamos compartiendo un trozo de nuestra vida.

A veces, dejas de creer en la relación y punto. Te das cuenta de que el amor que sentías al principio se ha transformado en otra cosa.

Y aunque sepas que eso es normal, que el enamoramiento pasional va cambiando con el tiempo, por más que tratas de luchar contra ello hay algo dentro de ti que te dice que no. Que no funcionáis como pareja.

Por supuesto, claro que hay ocasiones en que es posible recuperar la relación. Una manera estupenda de averiguar si esa persona es para ti, es con este post de mi colega y estupendo terapeuta de pareja Francisco Javier Gutiérrez.

Pero cuando ya has llegado al punto en el que se encontraba nuestra amiga, poco queda por hacer.

Así que si te encuentras en esta situación y ya tienes claro que quieres dejarlo, he preparado un podcast en el que te cuento cómo afrontar el proceso.

Dale al play (o descarga para escuchar luego) para saber qué hacer, y sobre todo qué no, cuando decides dejar a tu pareja.

Unos apuntes finales

[icon name="arrow-circle-right" class="" unprefixed_class=""] Por favor, no te quedes enganchado a la culpa. Es normal que aparezca y haya momentos en los que te cuestiones si has tomadoo la mejor decisión. Pero pregúntate esto: ¿merecéis alguno de los dos estar en una relación donde el sentimiento no es recíproco?

Si aún así tienes dificultades para soltar el sentimiento de culpa, te propongo que practiques este ejercicio.

[icon name="arrow-circle-right" class="" unprefixed_class=""] Date tu tiempo para pasar este duelo y para lidiar con los asuntos que tengas que lidiar. Este tipo de rupturas son una oportunidad para revisar a fondo tus creencias sobre las relaciones, qué tipo de pareja estás buscando o qué valores son importantes para ti.

Te mando un abrazo muy fuerte y... ¡ánimo!

Si te has visto alguna vez en esta situación, cuéntame abajo en los comentarios: ¿qué aprendiste de esa ruptura? ¿Harías algo diferente si te volviera a pasar?

Si te ha gustado este post, ¡comparte!

¿Quieres saber cuáles son los 4 enemigos de tu autoestima que te activan el lado oscuro y cómo puedes ganarles la batalla?

Descúbrelo en la masterclass que he preparado y a la que puedes acceder de manera gratuita ahora.

Gracias por querer formar parte de cristinaviartola.com * Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Cristina Viartola Braña, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de tus datos personales es para gestionar el alta a esta suscripción y enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. El hecho de que no introduzcas los datos que aparecen en el formulario hará que no puedas suscribirte a cristinaviartola.com ni recibir el recurso gratuito que ofrezco. Para tu informacion, los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de email marketing de cristinaviartola.com) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado escribiendo al correo mail@cristinaviartola.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos AQUÍ.

¿te ha gustado? Comparte!