aceptas o te resignas

 

Piensa por un momento en Stephen Hawking. A sus 21 años y con un futuro más que brillante, fue diagnosticado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Las personas que padecen esta enfermedad no suelen vivir más de dos años, y en caso de hacerlo, solo alcanzan los cinco. Sin embargo, Hawking no se rindió y hoy, a sus 76 años, sigue siendo una inspiración real para muchas personas. (**ver EDIT al final del post)

¿Crees que Hawking se resignó o que aceptó su situación?

Tomar la mejor decisión: aceptar o resignarse

Lo sé. Hay momentos en la vida en los que sentimos que todo se nos da la vuelta. Puede ser un problema, dos o seis. No importa. El caso es que el camino que íbamos recorriendo se empieza a poner cada vez más oscuro y complicado. Y no vemos salida.

Entonces, llega esa persona que te da el consejo que necesitabas: “be water, my friend. Lo único que necesitas es pasar página, asúmelo y sigue”.

En ese momento, creemos que estamos aceptando dicha situación y con eso mágicamente la luz comenzará a iluminar de nuevo nuestro camino. Pero no es tan fácil.

Detrás de una aparente aceptación puede esconderse la resignación. La resignación es esa sensación de vivir en un contínuo “sí, pero no”: te conformas con lo que hay, de momento, porque tienes la esperanza de que la situación cambie. Algo, aunque sea muy en el fondo de tu subconsciente, sigue trabajando para cambiarla.

Y aunque tu mente más racional sabe perfectamente que esto no va a cambiar porque, en parte o en todo, no está en tus manos, la esperanza siempre está activa. Esto, día tras día, termina generando frustración.

Estas situaciones frustrantes hacen que inevitablemente te quedes atrapadx en el suceso, y de una manera indefinida. Sería algo así como condenarte a prisión perpetua a ti mismx. Y como buen presx que eres, comienzas a victimizarte.

Te quedas ancladx en el pasado y no te permites disfrutar ni vivir en el presente. La resignación te mantiene en los patrones de sufrimiento que limitan tu potencial de crecimiento.

Sintiéndote víctima de la situación, tu mente no encuentra ninguna otra solución más que decirse a sí misma: “esto es lo que hay”. Y entonces llegan los lamentos y los “esto no lo voy a superar en mi vida”.

Volvamos por un momento al ejemplo de Stephen Hawking. ¿Crees que en algún momento, preso del victimismo, dejó de lado sus investigaciones y proyectos para quedar atrapado en la situación de su enfermedad? Yo diría que no.

Porque no se resignó. Asimiló sus circunstancias y las aceptó.

Cuando aceptas una situación, aceptas la realidad tal cual es. Sin filtros, tal cual viene. Dejas de pretender cambiarla y por eso dejas de sufrir porque no cambia. Simplemente, y como dirían mis colegas más zen, ES.

Esto es lo que nos permite asumir que el dolor es parte del crecimiento y gracias a ello comienzas a ver nuevos caminos que, por cierto, están mejor iluminados.

No quiero decir con esto que la situación comience a gustarte. Para nada. Aceptar consiste en que, a pesar de desagradarte una situación, te das cuenta de que existen nuevas rutas que te llevan a tu propio bienestar, a pesar de existir una situación que no va a cambiar y que te disgusta.

Recuerda: en la resignación hay sufrimiento. En la aceptación, puede haber dolor, pero es un dolor que cura y permite el aprendizaje y la sanación. Te lo contaba hace algún tiempo en este vídeo.

Esto también es aplicable cuando la situación crítica rodea a una persona de tu entorno. Si eres capaz de aceptarla y dejar de resignarte a cómo es, desaparece esa necesidad de cambiarla que te genera frustración una y otra vez. Comienzas a sentir respeto hacia su persona y en ese momento puedes decidir si alejarte o permanecer cerca, siendo consciente del respeto que tú también mereces.

Hawking no se resignó. Aceptó su situación, su enfermedad y todo lo que conllevaba. Se adaptó de tal manera que pudo continuar con sus estudios sobre el universo y con una vida fascinante e inspiradora.

Y con la que afortunadamente nos ha dejado momentazos televisivos como éste.

¿Cómo sé si estoy aceptando o me estoy resignando?

Aunque la teoría parece fácil, la práctica puede complicarse un poco. Y es que es igual de inteligente luchar por cambiar una situación que aceptarla.

Para saber si te estás chocando contra un muro, la situación debería pasar la prueba de la siguiente pregunta: ¿está o no está en tus manos cambiarla?

Si depende de ti cambiar algo, te animo a ser valiente y trabajar por cambiarlo. Pero si no está en tus manos… el trabajo es aceptar que esto es así.

Aún así, esto puede llegar a darte una respuesta dudosa. A veces, y especialmente si estás un poco de bajón, puedes llegar a sentirte confundidx acerca de lo que está o no está en tus manos.

Por ello, si sigues dudando, la siguiente pregunta que tienes que hacerte es: ¿soy víctima o soy responsable?

Cuando estás resignado, el papel de víctima es inconfundible. Sientes frustración e impotencia, porque ser la víctima no es nada agradable.

Sin embargo, cuando estás aceptando una situación, te sientes responsable de tus decisiones. Sabes perfectamente todo lo que puedes y todo lo que no puedes hacer.

Si cuando te haces esta pregunta sigues dudando, relax. Que no cunda el pánico. Aún tenemos un tercer filtro para diferenciar si estás aceptando o estás resignando.

Se trata de valorar si la situación te lleva hacia la negatividad o hacia la fuerza interior.

Es normal que, cuando te encuentras resignado, la negatividad se apodere de ti. Te encuentras sumergidx en un camino en el que, como nada depende de ti, nada merece la pena. Esta impotencia te lleva a un estado de sufrimiento interno que, sin duda, te estará diciendo que estás totalmente resignado.

Por el contrario, si ante esa situación sientes fuerza, motivación y energía para aprender y seguir creciendo como persona, podrás darte una palmadita en la espalda por el buen trabajo: estarás aceptando la situación y a partir de ahí, te sentirás más libre.

De ti depende escoger un camino u otro. Pero recuerda que no tienes porqué cargar ese peso tu solx si no puedes. Si ves que te cuesta desprenderte de la negatividad y sufrimiento que causa la resignación, puedo acompañarte para recorrer el camino hacia la aceptación juntos. Solo tienes que hacer clic aquí.

No me puedo despedir hoy sin dejarte la reflexión que Stephen Hawking hace acerca de su situación:

Es una pérdida de tiempo estar enfadado por mi discapacidad. Uno tiene que seguir adelante, y no lo he hecho mal. La gente no te presta atención si estás siempre enfadado o quejándote.

Aprender a aceptar y dejar de luchar contra lo inevitable será el cambio definitivo para sentirte más libre.

¿Alguna vez has tenido que resignarte a una situación inevitable? ¿Crees que resignarte es más sencillo que aceptar? Me encantaría leerte 🙂

[**EDIT] Justo hoy que he publicado este post ha fallecido el profesor Stephen Hawking. Me he quedado helada ante la sincronicidad de este hecho, y no se me ocurre mejor homenaje para alguien que ha aportado tantísimo al mundo que este post. Gracias profesor Hawking, por tu ejemplo y por todo lo que nos has enseñado. Descansa en paz ahora, junto a las estrellas que tanto has amado.

Foto “Hawking”: © British Broadcasting Corporation (BBC)

Foto “The Big Bang Theory”: © Warner Bros.

Si te ha gustado este post, ¡comparte!

¿Quieres saber cuáles son los 4 enemigos de tu autoestima que te activan el lado oscuro y cómo puedes ganarles la batalla?

Descúbrelo en la masterclass que he preparado y a la que puedes acceder de manera gratuita ahora.

Gracias por querer formar parte de cristinaviartola.com * Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Cristina Viartola Braña, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de tus datos personales es para gestionar el alta a esta suscripción y enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. El hecho de que no introduzcas los datos que aparecen en el formulario hará que no puedas suscribirte a cristinaviartola.com ni recibir el recurso gratuito que ofrezco. Para tu informacion, los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de email marketing de cristinaviartola.com) fuera de la UE en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado escribiendo al correo mail@cristinaviartola.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos AQUÍ.

¿te ha gustado? Comparte!